A Reserva

Encravada entre a província portuguesa de Trás-os-Montes e a província espanhola de Zamora [Castilla y León], a região da Braganzónia [Braganza+Amazónia] é considerada, como sempre foi pelo Poder [monárquico ou republicano] de Lisboa, uma autêntica Reserva de Índios, reconhecida por qualquer viajante esclarecido como das mais atrasadas da Europa.

Atrasada, abandonada, desprezada, quase renegada e indesejada!

E não poucas vezes espoliada do pouco que já lhe resta para além da genica, do orgulho e da dignidade dos que nela vão sendo ignorados!

Para os Senhores do Poder, a Braganzónia foi sempre um empecilho que apenas dá despesa, poucos impostos e quase nenhuns votos!

Que os interessou apenas enquanto foi preciso recrutar mancebos fortalhudos, habituados à fome e à porrada, para mandar às guerras de África!

A reserva abrange actualmente 106 tribos, agrupadas em 49 zonas de caça dispersas por uma área de 1.173 quilómetros quadrados.

Eram 34.752 os índios que ocupavam esta vasta área em 2001 [trinta por quilómetro quadrado].

Algumas dessas tribos, as da metade Norte da reserva, desde a fronteira espanhola até aos velhos trilhos que ligam Braganza [a tribo maior] à zona Leste de Vinhais [reserva irmã da Braganzónia] e à zona Oeste de Alcañices [reserva espanhola pouco menos desprezada por Madrid], foram há uns anos atrás, sem para tal serem ouvidas e contra-vontade, integradas no Parque Natural de Montesinho.

Transformando-lhes o quotidiano num verdadeiro inferno porque, entre outras coisas, lhes não é sequer permitido cortar livremente a lenha de que são donos para manter o fogo que lhes aquece o corpo durante o Inverno. Que na Braganzónia é rigoroso, faz doer as unhas e gelar os rios!

Agora, cada índio tem que [muito respeitosamente] solicitar aos Senhores do Parque o especial favor de uma autorização para cortar meia dúzia de paus que mal chegam para os gatos tirarem o frio do lombo!

Melhor fora que o tal Poder os abandonasse de vez à sua sorte para livremente poderem decidir o futuro!

06 fevereiro, 2007

A Guerra dos Trinta Anos


"Las compañías acuerdan que la marca y los logotipos de Apple son propiedad del fabricante del iPod.
Cuando vea un logotipo con una manzana ya no habrá ninguna duda. Esa imagen hace referencia a Apple, el creador de Macintosh o el iPod. Esta afirmación no es tan obvia como parece, pues Apple acaba de hacerse con lo propiedad de esta marca después de una larga batalla judicial con el sello discográfico creado por los Beatles en 1968 con el que comparte el mismo nombre.
Ambas compañías, que atraviesan por un momento de entendimiento después de graves enfrentamientos en los tribunales desde finales de los 80, han llegado a un acuerdo por el cual la compañía de Steve Jobs es propietaria de todas las marcas y logos relacionados con el nombre 'Apple', que podrá licenciarlos a la famosa discográfica Apple Corps.
Este trato reemplaza a uno anterior, firmado en 1991, que prohibía a Apple Inc [antes llamada Apple Computer] su entrada en el negocio de la distribución de música a través de soportes físicos como los CDs o las cintas de cassette.
Este era un contrato previo a la aparición del mercado de las descargas en Internet, pero cuando la discográfica británica vio el éxito de la tienda de música iTunes, no dudó en reclamar ante los tribunales. En mayo de 2006, un juez le dio la razón a la empresa de informática, por considerar que no estaba entrando en el negocio de la gestión de los derechos de autor, y que sus conflictos se ceñían a un problema de marca.
Este acuerdo puede significar el punto final en las disputas entre ambas compañías. 'Amamos a los Beatles, y ha sido doloroso estar enfrentados por las marcas. Estoy encantado de resolver este conflicto de una manera positiva, que puede evitar que se produzcan nuevos desacuerdos en el futuro', ha comentado en un comunicado Steve Jobs, presidente de Apple.
Hay que recordar que este acuerdo llega dos meses después de que los representantes de los Beatles accediesen a que sus discos estuviesen disponibles en el servicio de descargas de Apple.
El pasado diciembre se hizo público un entendimiento entre Jobs y Paul McCartney, Ringo Star y los herederos de John Lennon y George Harrison, que hasta entonces, se habían cansado de repetir que no tenían ningún interés en utilizar Internet como medio de distribución.
A pesar de este anuncio, ninguna de las canciones de los de Liverpool aún está disponible para su compra en iTunes. Quizás la firma de este acuerdo sea el preludio inmediato de la entrada de los Beatles en la era digital."

in ' El Pais '


Finalmente! Ao fim de quase trinta anos...

2 comentários:

Jorge P.G. disse...

Por fim os Beatles chegam a esta era!

Um abraço.

Porca da Vila disse...

Jorge,

Parece que sim, e oxalá isto tenha ficado resolvido de vez.

Um Xi da Porca

Retratos